RECONOCEN VÍNCULOS DE POLICÍAS EN ACTIVO CON CRIMEN ORGANIZADO

on

Tras asegurar que en Cajeme han bajado un 53% los homicidios dolosos relacionados con el crimen organizado, el secretario de Seguridad Pública de Sonora, Adolfo García Morales, reconoció que aún  hay policías en activo con vínculos con bandas delincuenciales.

Aseguró que en Cajeme en lo que va del año, apenas se han presentado 24 crímenes, mientras que en todo el 2017 hubo 222 asesinatos.

Entrevistado por el Colectivo de Reporteros de Sonora (CORSA), el funcionario recordó que la violencia en Cajeme tiene varias vertientes: primero que durante la pasada administración no hubo apoyo de la Policía Estatal de Seguridad Pública por motivaciones políticas; segundo, la existencia de policías municipales en activo relacionados con grupos de la delincuencia organizada; y tercero, el alto grado de marginación y descomposición del tejido social por lo que muchos crímenes no tienen que ver con delincuencia organizada, sino con narcomenudeo.

"En Cajeme en lo que va del año hemos tenido una reducción del 53 por ciento en la violencia; los dos meses de enero y febrero en 2017 en comparación al mismo periodo de 2016, una reducción a la mitad; pero además hace doce años que no existían 30 días sin asesinatos y del pasado 20 de enero al 20 de febrero no hubo un solo asesinato”, recalcó el Secretario de Seguridad Pública.

Adolfo García Morales recordó que los tres años de la Presidencia Municipal de Rogelio Díaz Brown, la administración de Guillermo Padrés nunca intervino en apoyo en materia de seguridad pública.

"En tres años no se apoyó la vigilancia de Cajeme porque había distintos colores entre el gobierno Estatal y municipal, a eso le agregamos dos factores que aún existen: el problema de algunos agentes de la policía municipal que estaban relacionados con parte de la delincuencia organizada, no es novedad ni tuvieron la culpa los alcaldes pero es un problema que está ahí en el que se ha ido mejorando poco a poco, el otro factor es la descomposición social, muchos homicidios no son delincuencia organizada sino por narcomenudistas, por 500 pesos unos se mataban a otros y se generó una cultura de la violencia”, agregó.

El secretario García Morales puso como ejemplo a la comunidad de Pueblo Yaqui, la más violenta de Cajeme, donde existe un alto grado de deserción escolar, embarazos a temprana edad, divorcios y violencia intrafamiliar, donde se está trabajando con programas de prevención a través del Escudo Ciudadano pero que brindarán resultados en mediano y largo plazo.

Noticias Relacionadas

Enva tus comentarios